Utilizamos cookies para facilitar y mejorar nuestros servicios. Al visitar nuestro sitio, estás aceptando su uso.  Más información.

Enfrentaos al mundo: Guerra

30 de abril de 2020
|
General

Aetérnum es un lugar de conflicto. No solo tendréis que enfrentaros a las fuerzas de los Corruptos, sino también protegeros contra otros jugadores. Conquistar un territorio es el primer paso para estableceros, preparar la seguridad y reunir recursos para los días venideros, pero también os pone en riesgo de sufrir el asedio de aquellos que ansíen controlar vuestro terreno.

Cuando las legiones de Corruptos traten de asaltar vuestro fuerte, se tratará de una invasión. Podéis leer más información aquí. Sin embargo, cuando otros jugadores quieran hacerse con vuestro territorio para que pase a manos de su facción, estaremos hablando de una guerra.

Antes de poder declarar la guerra al territorio de otra facción, debéis debilitarlo hasta que sea lo suficientemente vulnerable como para iniciar el conflicto. Para ello, tendréis que realizar la cantidad necesaria de misiones de facción. Podéis leer más información sobre las misiones de facción aquí.

La vanguardia

Al declarar la guerra, lucháis en nombre de vuestra facción. Las tres facciones se encuentran sumidas en una lucha constante por el control de Aetérnum. Cada una de ellas está compuesta de varias compañías que les han jurado lealtad. Cuando se hayan completado las suficientes tareas como para desencadenar un conflicto en un territorio, se hará un sorteo para decidir cuál será la compañía que lidere el ataque.

Si vuestra compañía ha sido elegida como vanguardia, el gobernador podrá seleccionar a miembros de esta para completar la unidad ofensiva en una guerra de 50 contra 50. Si disponen de suficientes miembros en la compañía, podrán librar esta guerra por sí mismos, aunque, en caso de que la compañía seleccionada sea más reducida, podrán elegir combatientes entre otros miembros de la facción o incluso emplear voluntarios de la tercera facción que participe en el combate. Por ejemplo, si una compañía del Sindicato le declara la guerra a un territorio propiedad de los Saqueadores y no disponen de suficientes guerreros para formar su ejército, podrán solicitar ayuda a los miembros de la Alianza. En caso de que queráis presentaros voluntarios y ofrecer vuestros servicios en una guerra, tendréis que viajar hasta el territorio donde se vaya a desarrollar el combate e inscribiros en los tableros de guerra repartidos por el asentamiento o fuera del fuerte.

Preparaos para la batalla

Las guerras tienen lugar en períodos específicos de tiempo que establece la compañía defensora. Poder decidir la hora a la que comenzará el conflicto contribuye a una mejor coordinación entre los participantes. De esta forma también se evitan las incursiones offline o que la guerra pueda ocurrir durante horarios inoportunos para la mayoría de los miembros involucrados.

Si habéis sido elegidos para participar en una guerra, ¡os felicitamos! Estáis a punto de disfrutar del momento cumbre del juego JcJ de New World. Una vez hayáis sido escogidos, aseguraos de haber iniciado sesión y de estar preparados, porque recibiréis una notificación antes de que comience el combate. Cuando llegue el momento de luchar, os teletransportaréis hasta el campo de batalla desde cualquier sitio de Aetérnum.

Comienza la batalla

El ejército atacante intentará atravesar los muros del fuerte y tomar posesión del mismo, de forma que se hagan con el dominio de todo el territorio para su facción. Antes de poder dañar o derribar las puertas, los atacantes deberán primero capturar tres puntos de reagrupamiento que encontrarán frente al fuerte. Cuando lo hayan conseguido, los defensores no podrán recuperar estos puntos y la primera línea ofensiva podrá avanzar aún más. Los equipos pueden usar estos puntos de reagrupamiento como puntos de reaparición o para acceder a la armería. El equipo defensor usará todos los medios a su disposición para frenar el avance de los invasores.

Armas de guerra

La estrategia y las tácticas adquieren un grado mayor de complejidad cuando se tiene en cuenta la construcción de armas y plataformas de asedio.

Como atacantes, podréis invertir vuestros blasones de batalla en la armería del campamento para adquirir plataformas y construirlas sobre el campo de batalla. Su funcionamiento es similar al de las invasiones, por lo que obtendréis blasones de batalla adicionales al ayudar durante el combate.

Si defendéis el fuerte, también podréis construir armas de asedio a lo largo de los muros para protegeros contra los ataques. Los defensores podrán conseguir estas armas sin coste adicional, pero su potencia dependerá de cómo se hayan mejorado a través del sistema Progresión del territorio antes de comenzar la guerra. De esta forma, si queréis proteger vuestro fuerte con las armas de asedio más poderosas disponibles, tendréis que aseguraros de realizar los proyectos urbanos necesarios en vuestro asentamiento. Tenéis más información al respecto aquí. Los fuertes cuentan con múltiples puntos de acceso, por lo que los defensores tendrán que dividir su atención y repartir las armas de asedio. Estos también dispondrán de suministros de asedio que se generarán automáticamente durante el conflicto gracias a los generadores de suministros de asedio. Son recursos que se pueden utilizar para reparar estructuras, como puertas, armerías, generadores de suministros y armas de asedio.

Las armas y plataformas de asedio pueden cambiar el curso del combate. A continuación encontraréis una lista de los recursos que tendréis a vuestra disposición como atacantes o defensores durante una guerra.


Plataformas de asalto para atacantes

Plataforma de cañón

Este cañón, que cuenta con una cadencia de fuego media y el mayor daño por impacto, resulta muy eficaz contra estructuras y objetivos grandes y lentos. Varios cañones que concentren los disparos pueden arrasar con cualquier estructura defensiva en cuestión de segundos.

Plataforma lanzallamas

Esta plataforma lanza un proyectil ardiente que estalla al impactar y cubre la zona de llamas. Es muy eficaz contra la infantería y resulta ideal para contrarrestar a los oponentes que disparan a distancia desde las murallas del fuerte. También funciona de maravilla para evitar el desplazamiento enemigo y para alejar a los rivales de los puntos de captura.

Plataforma repetidora

La repetidora es una torreta de fuego rápido que lanza proyectiles a gran velocidad. Por sí solos, estos proyectiles no infligen mucho daño, pero el fuego continuado puede mermar la infantería rápidamente. Resulta muy eficaz contra los objetivos pequeños y rápidos a los que el resto de torretas tiene dificultades para apuntar.


Armas de asedio para defensores

Balista

La balista es la versión defensiva del cañón y cumple el mismo papel de arma antiestructuras. Dispone de una cadencia de fuego media y un daño por impacto muy elevado, y resulta muy eficaz contra estructuras y objetivos grandes y lentos.

Cañón explosivo

Este cañón lanza un disparo explosivo que detiene y derriba a los enemigos. Resulta muy eficaz contra grupos de infantería e impide el desplazamiento enemigo, como, por ejemplo, en los puntos de reagrupamiento delante del fuerte. Sin embargo, su baja cadencia de fuego hace que resulte enormemente ineficaz contra los objetivos rápidos.

Torreta repetidora

La versión defensiva de la repetidora es funcionalmente igual a la de los atacantes. Tiene una cadencia de fuego alta, daño bajo por impacto y resulta muy eficaz contra objetivos pequeños y rápidos.

Lanzallamas

El lanzallamas arroja líquido fundido y ardiente sobre aquellos que se encuentren debajo. Inflige una gran cantidad de daño prolongado, por lo que resulta muy eficaz contra grupos de enemigos que ataquen las puertas.

Cuerno de resiliencia

El cuerno de resiliencia otorga curación temporal y una potenciación defensiva a todos los aliados de la zona. Tiene un tiempo de recarga bastante extenso, pero puede dar la vuelta al combate si se usa en el momento correcto.


Trampas - Disponibles para atacantes y defensores

Trampa infernal

Cuando un enemigo se acerca lo suficiente, esta mina estalla y cubre la zona de llamas. Resulta muy eficaz para impedir el desplazamiento enemigo y al colocarla en puntos estrechos.

Barril de pólvora

El barril de pólvora es el arma de asedio que más daño inflige, lo que la hace extremadamente eficaz contra las puertas. Eso sí, debéis encender la mecha manualmente y tarda bastante en explotar, pero el barril no detonará si los enemigos lo destruyen, así que es necesario defenderlo activamente.

El regreso a casa

Cuando la guerra haya llegado a su fin, los jugadores de ambos bandos del conflicto se verán teletransportados fuera del campo de batalla para que puedan continuar viviendo aventuras en Aetérnum.

¿Queréis alzaros con el honor y la gloria en nombre de vuestra facción? Entonces deberéis partir hacia una guerra donde todo está en juego. La victoria solo está al alcance de un bando. Si el ejército atacante resulta vencedor, pasará a controlar el territorio y todo lo que hay en él. Levantarán el estandarte de su facción y seguirán avanzando para conseguir el dominio absoluto.

*Puede que algunos de los diseños de la guerra cambien en función de las valoraciones de los testers. Las capturas de pantalla pertenecen a la alfa y pueden cambiar.