Marcha a la batalla: Facciones

27 de febrero de 2020
|
Temas generales

Las facciones son poderosas organizaciones cuyo fin es el control de Aeternum. Tras alcanzar un determinado nivel en el principio del juego, se te pedirá elegir un bando al cual unirte. Conforme avances, conocerás a las tres facciones: los Saqueadores, el Sindicato y el Pacto. Estos tres grupos tienen principios y motivaciones únicas para desear el control de Aeternum.

Los Saqueadores son una fuerza militar conocida por su ferocidad. Su objetivo es establecer una nación libre donde aquellos con la fuerza para lograr dicho objetivo puedan prosperar y beneficiarse.

El Sindicato es una organización secreta que considera la astucia y la inteligencia como sus bienes más preciados. Su meta es encontrar el conocimiento prohibido que dé paso a una nueva era de iluminación.

El Pacto es una orden de fanáticos cuyo deseo es limpiar la tierra de herejes y seres impíos para que, según ellos, su naturaleza sagrada florezca y la justicia pueda ser restaurada. Cuando decidimos retirar el JcJ permanente, de mundo abierto y lleno de botines de New World, dicha decisión no implicaba la eliminación del modo jugador contra jugador (JcJ) como tal del juego. Por el contrario, quisimos enfocarnos en él y crear desafíos en los cuales todos en Aeternum tengan interés, incluso aquellos que no están interesados en el modo JcJ. Estas tres facciones son la piedra angular del JcJ en Aeternum. Permiten crear bandos y motivos de conflicto. Si prefieres explorar los inhóspitos parajes de Aeternum en solitario, recuerda que si eres parte de una facción tendrás aliados y sabrás quiénes son tus enemigos. Si bien cualquier miembro de una facción puede entrar al JcJ durante una aventura propia (buscar emociones fuertes, peligro y bonos extra nunca está de más), el objetivo principal de cualquier Compañía debería ser que su facción ejerza el mayor control posible sobre Aeternum. Conforme tu facción controle más territorios, tus ataques contra las criaturas de Aeternum serán más eficaces y encontrarás muchos más recursos cuando salgas a recolectar. También crearás equipos de mucha mayor calidad y tendrás más suerte cuando obtengas botines. Mientras más territorios controle tu facción, más poderoso serás.

Una vez que elijas una facción, serás libre de crear o unirte a una compañía de la facción que escogiste. Recuerda que no podrás cambiar la facción que elijas. Debes explorar el juego y el panorama social del servidor antes de tomar tu decisión. Terminada tu selección, podrás aceptar misiones del representante de tu facción en cualquier asentamiento y obtendrás recompensas una vez las completes. Las facciones ofrecen equipos especializados y actúan como fuente de ingresos. Trabajarás con ellas para declararle la guerra a otros territorios y expandir el control de tu facción sobre Aeternum.

Si bien las compañías son responsables de todo lo que ocurre a diario en sus territorios, son las facciones las que tienen el verdadero control. Si tu compañía desea conquistar un territorio ocupado por una facción contraria, debe declararle la guerra y, para hacerlo, dicho territorio debe encontrarse vulnerable. No puedes declararle la guerra a un territorio que no haya sido debilitado lo suficiente por una facción contraria. Si una facción no desea perder el control de un territorio, sus miembros deben reforzar la influencia de su facción en dicho territorio. De igual manera, si los miembros de otra facción desean controlar un territorio, deben reforzar su influencia para debilitar la influencia de la facción dominante. Por último, se puede reforzar y debilitar la influencia de una facción al completar las misiones de facción JcJ en el territorio. Sobre las misiones de facción, existen dos tipos: JcE y JcJ. En las misiones JcE, deberás hacer cosas como derrotar criaturas, crear suministros o acumular recursos. Si completas las misiones JcE, recibirás la moneda de la facción como recompensa. Te servirá para comprar equipos y objetos específicos de la facción. En las misiones JcJ, tendrás que recuperar información táctica, llevar mensajes u objetos importantes a otros territorios o patrullar áreas donde se agrupan facciones rivales. Además del premio en moneda de la facción, completar misiones JcJ también genera influencia para tu facción dentro del territorio. Como ya mencionamos, si bien generar influencia para una facción refuerza su control sobre el territorio que ya domina, generar influencia para una facción que no lo controla debilita a la facción dominante, lo que deja dicha zona más vulnerable a una declaración de guerra.

Una vez que una facción rival debilita un territorio y dicho territorio queda vulnerable, todas las compañías que pertenecen a la facción pueden declararle la guerra a dicho territorio. Después de un breve periodo (en el que múltiples compañías de la misma facción pueden declarar la guerra), una de las compañías será seleccionada como la vanguardia de las fuerzas de ataque. Como parte de la vanguardia, los líderes de la compañía decidirán si usan o no a los jugadores que se ofrezcan como voluntarios para la batalla. Hablaremos más en detalle sobre los territorios en guerra en la próxima publicación del blog del desarrollador. Desde luego, estas fuerzas también pueden incluir miembros de la compañía que fue elegida como vanguardia en un principio.

Deseamos que todos los interesados en la guerra y el control de territorios puedan experimentarlo, por lo que el proceso de selección de la vanguardia es aleatorio. De esta manera, incluso las compañías más pequeñas tendrán su oportunidad de controlar territorios. Si una compañía más pequeña resulta elegida para ser la vanguardia, podrá incluir entre sus fuerzas a cualquier jugador que se ofrezca como voluntario a luchar de su lado. Incluso una compañía de un solo jugador podrá formar su propio ejército.

Como miembro de una facción, tu contribución puede ser muy valiosa. Puedes suministrar armas y armaduras y completar misiones de facción; como miembro fundamental de tu facción, colaborarás para aumentar su influencia en un determinado territorio y en todo Aeternum. En tiempos de guerra, podrás reclutar a otros miembros de tu facción para defender tu territorio o para atacar a una facción enemiga. Recuerda que no puedes declararle la guerra a una compañía que pertenece a tu misma facción... Sin embargo, si no te agrada la forma en que esa compañía gobierna un territorio, ¡no ayudarla en la defensa es una buena opción!

La elección de tu facción puede impactar de forma positiva o incluso negativa sobre tu experiencia de juego. Las 3 facciones en conflicto en Aeternum compiten de manera encarnizada por obtener recursos, poder e influencia. Esto significa que, tarde o temprano, una de ellas podría quedar "última". Para evitar que esto se sienta como una absoluta derrota, tuvimos mucho cuidado al ajustar los beneficios de ser parte de una facción que controla la mayoría de los territorios y, también, en hacer que las facciones que controlan pocos territorios no se sientan menospreciadas ni perdedoras. No importa quién se encuentre en la cima en determinado momento. Desarrollamos este sistema para que levantarte de tus cenizas sea una de las experiencias más emocionantes del juego.